"Glaxo", de Hernán Ronsino

Ficha técnica
- Título: Glaxo
- Autor/a:
Hernán Ronsino
- N° de páginas:
92
- Editorial:
Eterna Cadencia
- Año:
2009


Glaxo se articula a partir de las voces de cuatro personajes, que van narrando una historia que con el correr de las páginas va tomando un rumbo que, por el inicio de la misma, puede llegar a resultar inesperado.
La novela de Ronsino empieza con un fragmento de Operación masacre, de Rodolfo Walsh. Leyendo la primera parte de Glaxo, el lector podría llegar a olvidarse o, también, pasar por alto una posible relación entre la historia central  y el epígrafe. Sin embargo, y ese es uno de los máximos valores que tiene la novela, con el avance de la historia las pistas que el autor va largando en el camino empiezan a ponerse en su lugar; es interesante que esto lo logre en nada más que noventa páginas. La historia parece apuntar a un tipo de historia, pero luego esto cambia para transformarse en una trama con crímenes y traiciones.

Ronsino tomó una decisión sabia a la hora de estructurar el relato. Las cuatro voces, que a su vez remiten a la división por nombres que hace Walsh en Operación masacre, le dan a la historia un sentido especial. El peluquero Vardemann, Bicho Souza, Miguelito Barrios y Folcada son los nombres que le dan forma al relato. Personalmente, a pesar de que todos tienen su esencia y su forma, me gustaron más los dos últimos, porque considero que son voces más potentes, en las cuales el autor logra desarrollar muy bien las personalidades de cada personaje. Es muy valioso que Ronsino haya conseguido profundizar de esta manera en las distintas psicologías de los cuatro protagonistas en tan poco espacio; ni siquiera en las noventa páginas de las que consta el libro, sino en las aproximadamente veinte que constituyen cada parte. Por otro lado, otro mérito del autor es que consigue que cada narración sea reconocible, que cada personaje tenga su propio modo de expresarse y de pensar. Además del buen manejo de los distintos relatos, Ronsino logra construir una buena ambientación que acompaña a cada voz, y que, a pesar de tomar más fuerza hacia el final, se mantiene durante toda la novela. Esta atmósfera está regida por esa violencia que está presente, quizás un poco escondida, pero que a fin de cuentas está ahí y es la responsable de muchas de nuestras acciones.

La prosa del autor genera que el lector no pueda dejar de leer en ningún momento. Su forma de narrar, que se caracteriza por muchas comas y pocos puntos, formando oraciones largas y sin pausas, hace que uno tenga que continuar con la lectura para terminar la frase y recién ahí tomar un descanso. Alentado por este factor y el hecho de que los capítulos sean también cortos, Glaxo es una historia que puede leerse en apenas una sentada, sin interrupciones. Por otra parte, considero que el clímax que alcanza el relato se aprovecha mejor si el lector lee la novela de corrido, sin cortes prolongados.
Glaxo es una novela que me gustó principalmente por la construcción de las voces protagonistas y por cómo el autor logra mantener la atención del lector en todo momento. Es una lectura muy entretenida, bien estructurada y que, cuando se termina, deja la sensación de haber pasado un muy disfrutable rato de lectura.  

Puntuación final

7,5/10

Comentarios